Después de perder en el Tribunal Supremo, no tiene alternativas legales y debe ceder.

El Colegio Electoral se reúne el lunes para emitir sus votos para el Presidente, marcando oficialmente a Joe Biden como el ganador de las elecciones. Los desafíos legales del Presidente Trump han seguido su curso, y él y el resto del Partido Republicano pueden ayudar al país y a sí mismos reconociendo el resultado y avanzando.

El último suspiro legal del Sr. Trump se produjo el viernes por la noche cuando la Corte Suprema se negó a escuchar la demanda de Texas para anular los resultados de las elecciones en Georgia, Wisconsin, Michigan y Pennsylvania. Como predijimos, la Corte citó la falta de capacidad legal de Texas para impugnar cómo otro estado maneja sus elecciones.

Algunos en la derecha afirman que los jueces Samuel Alito y Clarence Thomas disintieron, pero esto está mal. Los jueces dijeron que habrían tomado el caso de Texas como un “proyecto de ley” cuando los estados demanden a otros estados.

Este es un punto técnico que concierne a la gestión de los casos de la Corte, y los dos jueces tienen la opinión desde hace mucho tiempo de que la Corte debería escuchar más de estas apelaciones directas de los estados. Estamos de acuerdo, pero en este caso la demanda de Texas estaba fuera de los límites constitucionales. El Juez Alito (al que se unió el Juez Thomas) añadió que “no concedería otro tipo de compensación”. Esto no era una disidencia sobre los méritos de la demanda de Texas.

El Sr. Trump y su grupo están atacando a la Corte, y el Presidente se burla del punto de vista de la “posición” como una evasión. Es mucho más que eso. Los límites de la legitimación son fundamentales para una comprensión conservadora de la función judicial adecuada en virtud del artículo III de la Constitución. Si alguien puede demandar sin un perjuicio cognoscible y sin la posibilidad de remedio, los tribunales se verían abrumados con demandas frívolas.

El Tribunal tomó la decisión correcta, y sería refrescante si la izquierda política que ha atacado implacablemente a los nombramientos judiciales del Sr. Trump como partidarios admitiera lo equivocados que han estado. Hemos perdido la pista de los muchos reclamos de los demócratas y la prensa de que el Sr. Trump nombró a Amy Coney Barrett para robar la elección. Ella y los otros dos designados por el Sr. Trump no disintieron en el caso de Texas.

Los nominados del Sr. Trump se han desempeñado admirablemente en las controversias postelectorales en el ámbito federal. Los jueces han examinado los hechos a la luz de la ley y han desestimado las reclamaciones no respaldadas por pruebas. En algunos casos las opiniones se han marchitado. El contraste es sorprendente con la Corte Suprema de Pensilvania, que es altamente partidista y rige consistentemente para los demócratas en casos políticos.

Este es un ejemplo más en el que se ha demostrado que las afirmaciones de que el Sr. Trump secuestraría de alguna manera la democracia americana son falsas. El Presidente se queja y twitea pero nunca derriba las instituciones principales del país. Los controles y equilibrios se han mantenido.

El espectáculo de tantos republicanos de la Cámara de Representantes apoyando la demanda de Texas es deprimente, y no son perfiles en coraje. Pero sus críticos tendrían más credibilidad si no hubieran promovido las mentiras de la “colusión” de Rusia durante cuatro años y permitido las afirmaciones de Hillary Clinton hasta el día de hoy de que los rusos eligieron al Sr. Trump en 2016. Esta es una de las razones por las que decenas de millones de estadounidenses se inclinan a creer en las afirmaciones electorales del Sr. Trump a pesar de las pérdidas en los tribunales.

Ellos han visto que los demócratas y la prensa nunca aceptaron la legitimidad de la victoria del Sr. Trump en 2016. Recordemos que en enero de 2017 no menos autoridad demócrata que el célebre representante John Lewis, ya fallecido, dijo “No veo a este presidente electo como un presidente legítimo” porque los rusos lo eligieron. Él y otros demócratas hicieron un show de saltarse la inauguración en protesta. ¿Fue eso un ataque a la democracia?

Nada de esto excusa los intentos del Sr. Trump de deslegitimar la victoria del Sr. Biden el 3 de noviembre. No hay duda de que la votación masiva por correo llevó a más problemas electorales, como la variación de las reglas para la verificación de firmas en los diferentes condados de Pennsylvania. Mejorar la integridad de las boletas de voto por correo debería ser una prioridad legislativa en los estados en los próximos dos años.

Pero estas irregularidades no se suman a una elección robada en varios estados. Incluso si la estrecha victoria del Sr. Biden fuera anulada en uno de los estados más disputados, tendría más de 270 votos electorales. John Kerry y Al Gore habrían ganado si no hubieran perdido por sorpresa en Ohio y Florida, respectivamente, pero ambos cedieron (el Sr. Gore después de una larga lucha legal). Richard Nixon cedió en 1960 a pesar de las pruebas de que fue engañado fuera de Illinois. Todos lo hicieron, al menos en parte, para evitar que los EE.UU. se dividieran políticamente de forma irreparable.

No se puede predecir cómo se comportará el Sr. Trump. Rara vez toma nuestro consejo -dijimos en enero de 2017 que debería despedir a James Comey al asumir el cargo- y quizás continúe con sus “robadas” reclamaciones electorales el pasado 20 de enero. Tal vez no pueda admitir para sí mismo que perdió. Tal vez espera alimentar el resentimiento para volver a postularse en 2024.

Pero la amargura como estrategia política rara vez se lleva bien. Si los republicanos pierden la segunda vuelta del Senado de Georgia el 5 de enero, el Sr. Trump merecerá gran parte de la culpa. Si las protestas electorales se convierten en violencia en las calles, como ocurrió el fin de semana en Washington, se le culpará tanto si lo merece como si no. El ejemplo de la Sra. Clinton de seguir afirmando que fue engañada, cuatro años después, no ha mejorado su reputación.

Hay un tiempo para pelear, y un tiempo para conceder. El Sr. Trump ha tenido sus innumerables días en la corte y ha perdido. Ahora haría mucho mejor en pregonar sus logros en el cargo, que son muchos, y aceptar su no tan horrible destino como uno de los 45 ex presidentes americanos.

Por periodico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *